Seleccionar página
A pesar de estar situada en uno de los puntos más céntricos de Madrid, al lado de una zona tan concurrida como la Plaza de Colón, la calle Hermosilla es una de esas calles que a todo el mundo suena pero que no mucha gente sabe situar. En Paradero Desconocido, interesados por dónde íbamos a vivir, nos hemos informado acerca de esta castiza calle:

Hermosilla, a pesar de que tenga un nombre femenino, es en realidad una calle con nombre de varón: José de Hermosilla, un arquitecto e ingeniero de la provincia de Badajoz que se considera entre los más importantes del siglo XVIII en España. Algunos de sus contemporáneos también lucen gozan de un espacio conmemorativo en Madrid, como Sabatini, Ventura Rodríguez o Juan de Villanueva. Aunque en esto también hay disparidad de criterios: hay quien dice que la calle, en realidad, está nombrada en honor a José Mamerto Gómez Hermosilla, periodista madrileño.

José de Hermosilla empezó su trabajo en Madrid, como delineante del Palacio Real, y después se desplazó a Roma, para seguir aprendiendo y progresando. A su vuelta le invitaron a ser profesor en la Real Academia de Bellas Artes, donde combinó la docencia con la redacción de varios libros sobre arquitectura e ingeniería.

A mediados del siglo XVIII volvió a la actividad profesional, encargándose entre otros del edificio que alberga hoy el Museo Reina Sofía, o el Colegio Mayor de Anaya en Salamanca. Pero sin duda la gran obra de José de Hermosilla fue el diseño del Salón del Prado, hoy conocido como el Paseo del Prado, donde diseñó un espacio con grandes fuentes a cada tramo, que finalmente fueron las de Cibeles, Apolo y Neptuno.

La calle Hermosilla ha sido siempre una calle de Artes y Letras: por un lado, han tenido aquí su sede medios como Mundo Gráfico, Triunfo, Mundo Nuevo La Esfera, y hoy en día está ubicada Europa Press; por el lado de las artes, está el Teatro Infanta Beatriz, y el lateral del cine Salamanca.

Dentro de Hermosilla, el edificio que alberga Paradero Desconocido es uno de los destacados: sede del hotel Meliá Fénix, fue diseñado por Fernando Cánovas del Castillo en 1956, y fue considerado en su momento uno de los principales edificios del nuevo desarrollo del Madrid de mediados del siglo XX, con un porte neoclásico de inspiración moderna.

Hoy en día, junto a las tiendas de moda que comparte con Serrano y Velázquez, Hermosilla esconde algunos de los jardines recoletos más apreciados de Madrid. Estos jardines, de acceso privado, están protegidos por el Ayuntamiento por su alto valor histórico-artístico.